¿El coach nace o se hace?: apertura, liderazgo y valores en la interacción

postgrado en coaching genoveva rosa pere tarrés bloc professoratEn una de mis conferencias con estudiantes de máster donde hablaba del líder coach y sobre el beneficio que puede tener en las organizaciones, una alumna levantó la mano e hizo una pregunta: “el coach nace o se hace?”. Sin dudarlo, le pregunté qué es lo que pensaba ella y lanzó una sonrisa. Comentó que un coach es un buen líder. Le pregunté: “¿y qué es para ti un buen líder?” y contestó que no lo sabía con precisión pero que tenía claro que si uno no tiene la capacidad de liderarse a sí mismo difícilmente puede liderar equipos. Volví con una nueva pregunta: “¿y qué tiene que tener una persona que se lidera a sí misma?”

Sin duda, todos somos responsables de dirigir y gobernar nuestra vida pero en muchas ocasiones, especialmente en nuestro entorno laboral, la falta de información y orientación nos lleva a desarrollar una carrera profesional muy por debajo de nuestro talento.

Las causas por las que que no desarrollemos de manera adecuada todo nuestro potencial pueden ser: falta de autoconocimiento -potencialidades y debilidades-; jefes que no brindan oportunidades de desarrollo; ocupación de puestos para los que aún no estamos preparados o en los que no tenemos el suficiente acompañamiento; falta de autorreflexión, de planificación de nuestra carrera profesional y de una estrategia encaminada a la consecución de los objetivos que nos lleven a lo que queremos ser, etc.

postgrado coaching socioeducativoEl coaching se basa en un proceso de aprendizaje, de entrenamiento personalizado y confidencial que cubre el vacío entre lo que una persona es y lo que desearía ser. A través del coaching se establece una relación facilitadora con la orientación de un coach de manera que el coachee establece un diálogo interior que le motiva, inspira y le ayuda a crecer no sólo profesionalmente sino también personalmente. En este sentido, se le empodera para que aprenda y tome las decisiones por sí mismo, por lo que no recibe las instrucciones o soluciones del coach, éste es sólo un facilitador con el que llegará a trabajar a través de la realización de un plan de acción. En este sentido, se establece un entorno en el que ambos trabajan con la misma intensidad, orientada hacia la mejora a través del diseño de las preguntas más adecuadas para que el coachee active la conciencia de posibilidades, alternativas y estrategias para la consecución de su objetivo.

Como diría Sócrates: Yo no puedo enseñarles nada; sólo ayudarles a buscar el conocimiento dentro de ustedes mismos, lo cual es mejor que traspasarles mi propia sabiduría.

Tal y como plateamos en el Postgrado en Coaching en el ámbito socioeducativo que llevamos a cabo en nuestra facultad, el proceso de coaching potencia la independencia del coachee, la responsabilidad, el compromiso y puede producir cambios que puedan derivar en nuevos valores y creencias, nuevas herramientas de trabajo, en una adquisición de competencias y de nuevas conductas o actitudes que elevarán el grado de satisfacción y autoestima de la persona.

La metodología es variada y siempre está orientada a la realidad del coachee por lo que se realizan tareas de: evaluación, diagnóstico, entrenamiento, aplicación, feedback y, finalmente, interiorización para garantizar el cambio deseado por la persona; de manera que llegue a desarrollar tanto su potencial que puede estar aún sin explotar, como a identificar nuevos horizontes.

Retomando la pregunta que me hizo aquella estudiante: “¿El coach nace o se hace?”, diríamos que se hace siempre y cuando esté comprometido a llevar sus competencias al máximo nivel de excelencia: empatía, asertividad, innovación, autocontrol, flexibilidad, liderazgo, comunicación y creatividad, viviendo e incluso forzando experiencias que pongan en juego las debilidades de ese perfil.

Cuando hablamos de organizaciones, el rol del líder coach destacaría por: identificar y desarrollar el potencial de los colaboradores; ser un agente de cambio; tener la capacidad de motivar a su equipo, de fijarle objetivos, metas y visiones que rompan la zona de confort de sus colaboradores y subordinados para crecer; de ofrecer feedback y apoyo; de escuchar de forma activa y empática;  de buscar el éxito, creer en las personas y focalizarse en sus posibilidades; de implicarse en desarrollar la carrera profesional de sus subordinados y, en definitiva, de seguir trabajándose para ser mejor persona y establecer entornos de confianza y seguridad.

Trabajar desde el liderazgo, el autoconocimiento, la consecución de metas, las competencias comunicativas y emocionales, la gestión del estrés a través de técnicas como el mindfulness y la potenciación del pensamiento creativo, engloba nuestra propuesta formativa en el Postgrado en Coaching en el ámbito socioeducativo en el que hemos puesto nuestro empeño y entusiasmo para formar personas del ámbito social y educativo que quieran desarrollar su talento y el de su organización.

Como diría Henry Ford: “si crees que puedes, tienes razón. Si crees que no puedes también”.

Y para finalizar, yo lanzo una pregunta: “¿Crees que puedes?”

Genoveva Rosa

Genoveva Rosa

Vicedecana de Ordenación Académica y Directora del Posgrado Experta en coaching en el ámbito socioeducativo at Facultat d’Educació Social i Treball Social Pere Tarrés-URL
Maestra, pedagoga y coach con más de 20 años de experiencia en el mundo de la educación formal desde educación infantil a universitaria.
Experta en competencia comunicativa, dirección de equipos y tecnología educativa.
Actualmente Vicedecana de Grados en la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés (Universidad Ramón Llull) y Directora del Postgrado Experto en coaching en el ámbito socioeducativo. Miembro del Grupo de Investigación GIAS de la URL.
Genoveva Rosa

Deixa una resposta

Please enter your comment!
Please enter your name here